4 noviembre 2020

¿Con quién conjugas tus verbos?

No nos damos cuenta de lo importante que son las cosas pequeñas. Los detalles, que ni te esperas. La tímida caricia al meterte en la cama y tocar la piel de la persona a la que amas. Aspirar el olor de una camiseta usada. Será cuando no podamos hacerlas cuando las echemos de menos. Cuando la persona no esté o lo que es peor, cuando no pueda estar, aunque quisiera. Cambiar de etapa, embarcarte en tu propia odisea, empezar de cero se construye sobre esas pequeñas cosas de las que que el de endrente ni se percata. 

Te enamoras porque quieres que sea diferente. Que puedas evolucionar de la mano, atreviéndoos con todo. Sabes que es la persona apropiada para no seguir la norma y cumplir con tus propias reglas. ¡Con la de veces que se anega el sótano de la vida y la de cubos que habrá que achicar! Para eso, solo para eso decides unir tu vida a alguien. 

Dará igual quien se cruce, porque si sigues a su lado no es por comodidad, ni siquiera por egoísmo. Es porque no te imaginas la vida al lado de nadie más, por mucho que necesites sumar las emociones que creas necesarias. Pero construir, sumar y vivir no son verbos que se conjuguen con cualquiera. 

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`