21 octubre 2020

Mujer sufriente

El papel de víctima sufriente es un papel que se estila mucho. Es el personaje en el que se nos encasilla a las mujeres. Por aquello de que todo nos tiene que costar mucho. Se nos dice que para conseguir el amor nos tiene que costar y, para merecerlo, tenemos que pelear por él, a ser posible, con uñas y dientes. Se nos cuenta que las relaciones son un valle de lágrimas en el que deberemos luchar por mantener a la familia, sacrificándonos siempre nosotras: madres que dejan de estudiar, trabajar y hasta vivir con tal de que críe a los herederos. 

Tenemos que sufrir. Sufrir mucho. 

Lo malo es cuando la ley nos obliga a ser sufriente a. Por ser mujeres. Un juez ha decidido que no es delito espiar a la víctima de la Manada de Pamplona quien después de ser violada por cinco hombres, tuvo la desfachatez de intentar disfrutar de su vida. 

Si cinco tíos te obligan a comerles la polla deberás dolerte eternamente en el suplicio. Eso es lo que ha decidido el juez. 

 Me niego a ser mujer sufriente. Me niego a tener que purgar todos mis pecados. Cada vez somos más y más las que en vez de padecer, aprendemos, elegimos y triunfamos. 

Eso nos dará el poder.

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`