25 septiembre 2020

Amar a quien quieras: bisexualidad

Lo mejor que te puede pasar en esta vida es amar a la persona que quieras. Y exhibirlo. Pasearte por la calle principal de tu pueblo del brazo de ese “alguien” que se convierte, por mil razones, en la persona con la que quieres que te vean. Qué dulce y agradable es exhibir amor por los cuatro costados. 

Las cosas se complican cuando te gusta una persona de tu mismo sexo. Y se retuercen cuando la anterior pareja, con la que tmabién paseaste, era del sexo contrario. Hacer ostentación de que lo mismo eres feliz sigue siendo una osadía. Una que cada vez perpetramos más. Un atrevimiento en el que nos sustentamos. Una valentía que nos da cada vez más poder. Y que nos permite ser inmensamente felices. Algo que incomoda mucho a las personas más retrógradas. 

Pero cada vez somos más fuertes y nos hinchamos de orgullo. Porque el verbo que conjugamos al pasear del brazo de quien queremos, amar, lo atamos con todos los adjetivos que la ley nos permite. Vivimos en un país en el que nadie puede hacerme daño por enamorarme de mujeres y ade hombres. Construimos una sociedad que nos protege. 

Esta semana ha sido el día de la visibilidad bisexual. Y… bisexuales de mi vida, ¡vamos a contárselo al mudo entero!

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`