17 julio 2020

Reinventarse o morir

Inmersos como estamos en esto del verano, entran ganas de hacer maldades. ¡No disimulen! Quien más y quien menos sabe que en verano damos pábulo a nuestras historias más pervertidas. Lo de tener tiempo. Lo de ir con menos ropa. Lo de estar en esa perenne situación de felicidad a la que aspiramos y que, con suerte, ni el coronavirus mitigará.

Según las autoridades sanitarias todavía no podemos tener sexo con desconocidos. El coronavirus nos ha cambiado el paso. Evita que podamos restregarnos por las esquinas y enrollarnos con quien queramos. No podemos. No debemos. Se trata de una medida de seguridad para intentar frenar una pandemia.

Qué faena. Tanto sudor y tan poco aprovechamiento.

No sé cómo manejaremos entre todos la situación. Cómo evitaremos las ganas de morderle el cuello al que nos guste del chiringuito. No sé cómo vamos a evitar restregarnos con los que nos gusten. No sé cómo serán las hogueras sin amantes desconocidos. Ni cómo colocaremos las ganas que no puedan ser satisfechas.

Aprender a conocerse a distancia, hacerlo poco a poco, gustarse mucho y besarse poco. Reinventarse o morir. Nunca una frase hecha tuvo tanta importancia.

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`