3 julio 2020

Los adornos de tu felicidad

De entre todas, te fijaste en quien no te hacía caso. En ella, siempre altiva, capaz de pasar de puntillas entre la audiencia. Creiste que se percataría de tu bendita presencia e insististe. Te dejaste la piel en que descubriera tus virtudes. Te empeñaste en satisfacer su curiosidad. Quisiste que se diera cuenta de que apostar podía ser una buena opción si pretendes ganar.

Las cosas se torcieron en cuanto te desarmaste ante ella. No fue culpa tuya; simplemente, fue evidente que no pondrías resistencia. Supo demasiado pronto que podría contar contigo siempre que quisiera. Se dio cuenta rápido de que no tendría que esforzarse. Que no tendría que arriesgarse. Que te tendría a su lado con un simple chasquido de dedos.

NI siquiera tienes que poner las cosas difíciles para que te quieran. Quien te pida esa estrategia se olvidó de avisarte de que la complicidad es cosa de dos. Si solo uno colabora, el otro se convierte en un elemento totalmente prescindible de la ecuación. Porque dará de más. O, peor aún, dará de menos.

La felicidad, no lo olvides, depende de cada uno. Lo que te aporten los demás, solo adornará lo que tú hayas conseguido.

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`