19 junio 2020

Discurso de odio en el partido

Hace apenas una semana, parte del PSOE dictaba un documento sobre las personas trans e intersex. Entre los firmantes la Vicepresidenta Primera y el ministro de transportes. Exigen que sean los genitales los que determinen la identidad de género. Si tienes vulva, eres mujer. Si tienes pene, hombre. Obligan a la reasignación sexual, si no naciste con ellos, más te vale que te los busques.

La egipcia Sarah Hegazy se suicidó la semana pasada en Canadá. Era una activista de izquierdas LGTBI cuyo único delito fue desplegar una bandera del arcoiris en un concierto. Tres meses de cárcel, torturas y desprecio fue el resultado. Cuando fue detenida y torturada, su partido, Pan y LIbertad, no quiso denunciar. No la apoyó. No se sintieron orgullosos de ella, lesbiana y mujer peleando por su derecho a ser. Sarha, desde el exilio no soportó los contínuos ataques y se suicidó.

¿Qué haran Carmen Calvo y José Ábalos cuando sus propias reglas empiecen a acumular víctimas? Les aviso: estaremos aquí para recordárselas, incluso si el gobierno en pleno, termina apoyando el documento que clama lo mismo que la ultraderecha. Pedro Zerolo, el político que más ha defendido en el congreso los derechos LGTBI, murió hace cinco años. Hoy repudiaría a los miembros de su propio partido. No toda la izquierda es defensora de los derechos humanos. Podemos decirlo sin temor a error alguno: el PSOE también esparce discurso de odio, tanto como la ultraderecha.

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`