12 junio 2020

Bendita distancia de calentón

Si algo hemos hecho bien durante este confinamiento es malear con los que, probablemente, habríamos maleado si esto no hubiera pasado, más unos cuantos más.

Los mensajes de Whatsapp se han perfeccionado, las videoconferencias se convierten en sexo salvaje. Pasamos las noches en vela intentando aguantar las penas. Y nos masturbamos escuchando mensajes de audio. Puede que al principio costara, pero hemos sido rápidos con la tecnología. Nuestra normalidad pasaba por eso: por intentar seguir teniendo el roce, entonces inexistente.

Y ahora salimos a la calle.

Aguanten la compostura, queridos. La vida solo se recuperará muy lentamente, perfeccionaremos antes todas las técnicas de seducción. Después de meses sin catar carne, manejen lo del metro y medio. No es tanto, de verdad. Es una excelente medida para escuchar los susurros y conventirlos en gemidos.

Y una bendita distancia con la que se consiguen grandes calentones.. ¡Anda que no!

Fotografía: Julián Jaén

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`