22 mayo 2020

El polvo que te ronda la cabeza

Mi marido ya no me soporta. Me lo ha dicho de todas las maneras. Se ha quejado una y otra vez. Aprovecha que coincidimos en el pasillo para bufar. Así, con desprecio. Dejando claro que su paciencia tiene un límite. Que ya está bien. Y, entonces, yo me doy un giro y desaparezco. Porque sé que como abra la boca la vamos a tener. 

Antes me ponía un vestido bonito, me pintaba el morro y la noche del miércoles me paseaba por todo Madrid. Dejándome encontrar o escondiéndome. Ahora que hasta para pasear, nos escondemos bajo una máscara, ahora es cuando más apetece ligar. Y, entonces, inventamos estrategias, códigos, lenguajes, con los que sembrar las posibilidades que podrán florecer. Solo cambiamos la estrategia…

Habrá que cuidar el mensaje para que quede claro cuándo estamos ligando. He tenido algún encontronazo profesional hablando de mi libido, temazo donde los haya. Pero no debí dejar claro lo poco que me gusta que otros hablen de ella. Mi pasión, solo la describen mis amantes. Escríbeme el polvo que te ronda por la cabeza…

Fotografía: Julián Jaén

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`