27 marzo 2020

Que este aislamiento nos pille confesados

Conforme pasan los días empezamos a darnos cuenta de la magnitud de la situación. Empezaron a morirse los que conocíamos. Las calles de las ciudades se vaciaron al tiempo que se nos llenaron las mochilas de prejuicios.

Los que reunieron a su familia para el aislamiento, a veces, no pueden evitar imaginarse de cuarentena completamente solos. Los que se quedaron aislados sin nadie, no pueden dejar de pensar en su repertorio de amantes. 

Juguetes sexuales, pérdida de libido, masturbaciones diarias, angustia vital, miedo… Encontrarte con tu marido en cada rincón. Echar de menos a tu amante conforme arrancas las hojas del calendario. Cualquier sentimiento se sobredimensiona. Ni escuchamos ni queremos aprender. Seremos una amalgama de sensaciones y acciones de personas encerradas por encima de sus posibilidades. 

Que este aislamiento nos pille confesados… 

Foto: Julián Jaén.

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`