23 enero 2020

Desconocidos muy conocidos

No sé si es un defecto mío o una tara propia de la edad. Resulta que elimino de mi memoria todo aquello que considero irrelevante. En esta categoría, ya lo siento, también entran personas con las que dejo de tener trato.

Si dejo de verte, ya lo siento, te elimino. 

El caso es que con estos antecedentes, me crucé el otro día con alguien que, al parecer, me rondó cuando era adolescente. Un desconocido de esos que resultan ser algo más que conocidos. Me reconoció en la calle, me llamó por mi nombre y me situó en un pasado del que ya no me acuerdo ni de los colores con los que lo pintamos. 

Fue divertido recordarse mutuamente. Situarnos el uno en la vida del otro, cada uno con sus propias expectativas y parecidas decepciones. No somos tan diferentes de las personas que éramos. Si acaso, ahora más firmes. Parece que, entonces, yo era una chica con excesivo carácter, lo que dificultó que alguno se atreviera. Y dejó claro en quién me convertiría. Eso dijo el desconocido que me conoce, en realidad, tanto.

Menos mal que nadie esperó de mí que dejara de ser así de exquisita… Aunque, ahora que nos hemos hecho mayores, no hace falta dar tantas explicaciones. 

Fotografía: Julián Jaén

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`