11 enero 2020

Ya no follamos en la parte de atrás del coche

Te recuperas de cada pérdida y deseas amantes nuevos y eso es tan lícito como salirse del mercado.

Como le pasa a la mayoría, mis primeras camas ocuparon la parte de atrás de unos cuantos coches. Teníamos carnet de conducir, pero no teníamos casa. Ganábamos un sueldo pero no daba para echar un polvo en un hotel. Hice contorsionismo y me comí lo más grande en la parte de atrás de más de un coche. Lo hice en descampados, caminos de playa y, por supuesto, carreteras de cementerios

Dejé de tener sexo en la parte de atrás del coche porque me hice mayor y me volví cómoda. Tuve donde caerme muerta, lo cual me facilita recuperarme de los desplantes y los desprecios que, por supuesto, padezco. Te recuperas de cada pérdida y deseas amantes nuevos y eso es tan lícito como salirse del mercado. Escapamos de la incomodidad de la parte de atrás del coche y elegimos una alcoba con buenas vistas, para ser uno de los que quieran disfrutarla de nuevo.

Alimenta a tu propia bestia, esa que llevas dentro, y fabrícate una vida a tu medida. Una vida en la que solo quepan los que suman, nunca los que restan. Se trata de que el sexo que tengas sea el mejor para ti, que disfrutes y lo nutras cada día. Con un poco de suerte, no volverás a echar de menos la parte de atrás de ningún coche.

Artículos relacionados

avatar
AVISO: CONTENIDO PARA ADULTOS Este contenido es para adultos. Si no tienes la edad legal para acceder o lo consideras inapropiado puedes salir ahora.`